un Millón de Veces

Entre joyas y versos. Entrevista a Un Millón de Veces

En este artículo vamos a ver:

¡Estrenamos sección de entrevistas! Y que mejor que hacerlo de la mano de Úrsula Vega, la artesana que está detrás de Un Millón de Veces.

Úrsula y yo nos conocimos hace ya 6 años. A pesar de que no nos podamos ver mucho actualmente, ya que vivimos en ciudades distintas, siempre hemos mantenido una estrecha amistad y es por eso estoy muy emocionada por presentarla hoy aquí y mostrar un poquito de su arte.

Úrsula, además de crear joyas muy bonitas, también escribe y da visibilidad a problemas sociales y medioambientales, como el fast fashion.

Visita su Instagram para encontrar joyas y versos que no te dejarán indiferente.

Así que sin más dilación, te dejo aquí una entrevista maravillosa a una de nuestras artesanas favoritas.

Espero que la disfrutes.

Explícanos un poco sobre ti

Soy de Granada pero desde hace unos años vivo en Málaga, me mudé aquí por trabajo y al final me quedé. Soy abogada y actualmente opositora, y aunque pueda sorprender, ¡muy creativa! Mi parte “seria”, desde que tengo uso de razón, se ha visto equilibrada con una parte creativa que me ha tirado mucho: escribo historias, poemas y siempre me ha gustado crear cosas yo misma. Digamos que si necesito algo, pienso primero si puedo hacerlo yo con las cosas que tengo por casa. 

¿Cuándo entraste en el mundo handmade?

Es algo muy natural para mí por la afición a las manualidades de toda la vida. Además, mi madre es bastante como yo, y estoy acostumbrada a verla coser y hacernos la ropa que imaginamos, pintar, leer, escribir… Ella tenía una caja en casa llena de abalorios, alpaca, alicates, y todos los chismes necesarios para crear joyitas en casa, un día que ya ni recuerdo me lo descubrió y desde entonces (tendría 9 o 10 años, supongo) experimentaba y hacía mis inventos de pendientes, anillos, pulseras, ¡de todo! Aún tengo algunos de ellos.

Lo tenía medio abandonado con el tiempo pero, cuando empecé a trabajar de abogada, un día de repente lo retomé.

Siempre he necesitado dedicar tiempo a cosas creativas, me relaja y es una vía de escape que no sé ni cómo explicar, pero llega un punto que no me puedo concentrar en otra cosa, es como que me reclama. Ahí empecé a intentar hacer cosas más serias y bonitas, en vez de los experimentos de niña, porque quería ponérmelas.

Además me cansaba mucho llevar siempre cosas que todos tienen y encuentras en todas las tiendas, es como que vamos todos en manada. Como clones con la chaqueta amarilla del Zara que se hizo tan famosa. Me da mucha pereza la moda y esa imposición de tener una estética en serie, todos iguales e imposible encontrar otra cosa. No es que yo sea muy alternativa, más bien muy minimalista en lo que me gusta, por eso no le veo el sentido a tener decenas de colgantes que tiene todo el mundo. Prefiero uno que me diga algo a mí.

colgante rosa artesanal

La verdad que vender era algo que ni me planteaba porque lleva mucho esfuerzo de compartir, asegurar una calidad, el packaging, el envío… son más cosas de las que parece y quizá si lo hubiera pensado mejor no lo habría hecho. Pero empecé a opositar y tanto tiempo sola conmigo misma me hacía necesitar también más ratos de creatividad para mí. A algunas amigas les había hecho alguna cosa y cuando compartía fotos en redes me preguntaron si las vendía y eso… así que pensé que por qué no.

Me hace el doble de feliz si esos ratitos de creatividad haciendo piezas son para alguien y puedo compartirlas. Es realmente halagador.

¿Cuál es tu inspiración?

No sabría decir, es un poco de todo en general. Es verdad que me gusta mucho escribir y leer y suelo pensar en qué historia cuenta cada pieza (aunque solo la vea yo…).

En general, suelo montarme yo la película e intentar juntarlo de una forma que me guste, que vea bonita. Me gustan las líneas simples y algo sobrias, pero también los colores divertidos. Las historias o inspiraciones las cuento (más o menos) cuando presento la pieza en redes, puede ser desde una frase, una reflexión o el mar en sí mismo, ¡nunca se sabe!.

Por ejemplo, si hago marcapáginas sí suelo inspirarlos en algún libro en concreto. También me encanta cuando alguien me pide un diseño y pensamos juntos cómo hacerlo; recuerdo por ejemplo un colgante que me pidió una amiga para su boda y fue muy emocionante pensar en un diseño bonito y de su estilo para reflejar esa unión.

pendiente corazón hecho a mano
pajarita hecha a mano

¿Qué materiales y procesos utilizas?

La técnica que más me gusta es la del alambrismo, con alpaca de plata y mis alicates, le voy dando forma al alambre hasta llegar a la pieza que quiero. Algunas también las pinto y barnizo. He hecho también algunas piezas con resina, que es muy interesante para encapsular y uso también macramé para pulseras o choker. 

Intento trabajar sobre todo con acero inoxidable en los componentes y algunos de latón con un baño. 

¿Cómo aseguras la calidad de tus productos?

¡Probándolos yo! Tengo mis proveedores de confianza en los componentes que utilizo, claro, pero creo que el mejor test es llevar tú misma lo que haces. 

Soy de esa gente que cada vez que compra bisutería se le queda el dedo verde o hasta la oreja en cuestión de pocos minutos, y los pendientes suelen hacerme daño, así que soy mi mejor probadora de componentes. Obviamente no a todo el mundo le pasa con los mismos materiales, pero intento usar acero inoxidable que es lo que mejor resultado me ha dado. 

Respecto a las piezas que hago yo, intento hacerlas con mucho mimo y tiempo, sin apresurarme en la construcción. Y como hago pocas y no tengo la demanda que tiene Zara, tengo la suerte de poder disfrutar de cada una y dedicarle tiempo o volver a hacerla de cero si no me gusta cómo ha quedado.

¿Cuántos diseños diferentes tienes?

¡Todos los que quieras! Disfruto más haciendo cosas diferentes e inventando que montando una y otra vez la misma pieza que gusta mucho, por eso no hago muchas unidades de cada una. Bueno, de hecho, las monto por encargo cada una para la persona en concreto, por eso se pueden personalizar sin problema. 

Ahora mismo en mi web hay unas 10 piezas diferentes. También tengo marcapáginas que van cambiando, porque solo hago una unidad de cada, suele haber tres o cuatro y son irrepetibles.

Pero tengo muchas más piezas que voy enseñando sobre todo por instagram y si a alguien le gustan, sólo tiene que escribirme.

collar perla artesanal

¿Cuántas piezas puedes fabricar al mes?

Depende de los pedidos, como los hago por encargo cambia mucho. 

¿Cómo te has dado a conocer?

Por instagram, tenía ya una cuenta donde escribía mis cosas y ahora combino el contenido con mis joyitas.

¿Qué medios utilizas para la venta de tus productos? 

Tengo una tienda en Etsy, que es bastante útil para los pedidos y porque me proporciona toda la infraestructura. Pero la verdad es que la mayoría de veces me contactan por Instagram y el pago por Bizum. Es más cómodo para mucha gente, más directo y con menos comisiones.

¿Qué planes de futuro tienes para tu marca?

Creo que la subsistencia en sí ya es un reto. Requiere mucho esfuerzo de comunicación llegar a la gente, conseguir que vean lo que haces simplemente.

Conforme ha ido pasando el tiempo, voy poniendo más esfuerzo en el packaging, siempre adjunto una nota para la persona y darle ese toque especial también a la forma de recibirlo. 

Me encantaría tener un espacio físico donde vender algunas piezas, un espacio en alguna tienda real (en foto nunca se ven igual de bonitas) y que siga habiendo gente que quiera alguna de mis joyitas es ya un honor.

crochet hecho a mano

¿Cómo ves el mercado artesanal en este momento y cómo crees que será más adelante?

No soy una experta pero, por mi experiencia, es difícil. Cuesta mucho llegar a la gente, siquiera que vean qué haces. Hay tanta alternativa y a precios tan bajos que es difícil también explicar lo que vale ese tiempo que dedicamos a hacer un colgante y que sólo vas a tener tú.

Por suerte, creo que la gente que lo valora es un regalo: son encantadores, comprensivos y se crea una relación muy personal. Me escriben para contarme si ha gustado, mandan fotos o hasta me graban la reacción al regalársela a alguien.

No creo que haya un gran cambio en el futuro, siempre va a haber quien prefiera cantidad y un collar para cada hora del día. Espero que cada vez nos concienciemos más de nuestra forma de consumir y apreciemos el toque humano detrás de las cosas. 

Y por último, ¿qué le recomendarías a alguien que todavía no se ha animado a vender sus productos? 

Que es muy difícil y a veces sientes que eres una pesada poniendo fotos de tus cosas o que a nadie va a gustar tanto como para quererlo, pero que confíe más en su visión y lo que hace. Que no deje de buscar inspiración y probar cosas nuevas, escuche y aprenda de todo lo que vea y la gente que conozca y mejore lo que hace todo lo que pueda. Que sea muy exigente y que se lance, no hay fórmulas mágicas más allá de atreverse a mostrar ese pedacito de ti.

¡Gracias!

Muchas gracias Úrsula por abrirnos las puertas a tu taller, contarnos tu historia y compartir tu visión del mercado artesanal.

Y tú, si también eres artesano/a y quieres contarnos tu historia sólo tienes que escribirnos y nos pondremos en contacto contigo.

Estaremos encantadas de leerte.

Ariadna Casanova

Ariadna Casanova

Graduada en Dirección de Empresas. Emprendedora que promueve el slow fashion y un estilo de vida sostenible.

Comparte este artículo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en print
Compartir en email
También te puede interesar:

Productos destacados:

Deja un comentario